Ortodoncia invisible

Son fundas de plástico termoformadas que se ponen en los dientes durante unas horas cada día. Se van cambiando cada una o dos semanas para producir progresivamente pequeños movimientos mediante una planificación digital previa, y que dirige los dientes hacia la posición final deseada. Es un tipo de ortodoncia diferente a los clásicos brackets, pero con los mismos objetivos.

¿Cuándo y en qué personas estarían indicados?

Hoy día, cualquier persona que desee someterse a un tratamiento de ortodoncia es candidata a hacerlo con alineadores.

¿Qué tipos de alineadores hay?

Según la composición química del plástico, los hay de diferentes propiedades físicas y mecánicas, aunque para ser realmente eficaces deben estar dentro de un determinado rango de elasticidad, dureza, rigidez, flexibilidad y estabilidad que permita el movimiento ortodóncico con las fuerzas adecuadas.

¿Qué son los alineadores invisibles o transparentes?

Todos los sistemas de alineadores utilizan plástico termomoldeable, que es transparente en mayor o menor grado. Esto los hace mucho más discretos que los brackets, aunque la mayor ventaja está en la comodidad de uso: son removibles, se quitan para comer; esto, además, facilita la higiene, elimina las urgencias y reduce las molestias derivadas del roce de alambres y brackets.

¿Qué debo saber antes de iniciar un tratamiento con alineadores invisibles?

El tratamiento con alineadores transparentes no deja de ser un tratamiento de ortodoncia, con lo que todo ello conlleva: estudio previo, planificación y revisiones periódicas por parte del ortodoncista. Asimismo, necesita de la colaboración del paciente, siguiendo las pautas de tiempo de uso, higiene, elementos auxiliares…indicadas por el ortodoncista.

¿Qué peligros conlleva la moda de adquirir este tipo de alienadores por Internet?

La falta de supervisión directa por parte de un profesional cualificado condiciona enormemente la calidad de los resultados y los objetivos del tratamiento…por no hablar de los riesgos para los tejidos que esto puede conllevar y que una persona no bien formada seguramente será incapaz de detectar. Y de los que las compañías se cuidan muy mucho de firmar su exención de responsabilidades. La predictibilidad de la planificación digital está muy lejos de ser absoluta, por lo que solo tratamientos leves con determinados movimientos muy pequeños pueden ser logrados sin sobresaltos.

Por otra parte, la respuesta de cada persona es individual, la aparición de incidencias es común, la adopción de medidas auxiliares es necesaria y habitual, y eso exige un seguimiento totalmente individualizado. Y eso aumenta con la complejidad del caso.

¿El resultado del tratamiento es el mismo con alineadores invisibles que con brackets convencionales?

Un buen ortodoncista controla muy bien la técnica con la que trabaje. Al igual que dentro de la ortodoncia fija hay técnicas diferentes (MBT, Roth, autoligado, lingual,…), la ortodoncia invisible no es más que otra técnica, y en las manos de un buen ortodoncista el resultado será el mismo. Cada sistema tiene sus ventajas y sus inconvenientes, pero con el correcto manejo de la técnica el resultado será muy similar. Lo importante es aconsejar a los pacientes usar una técnica y en otros otra, según el caso a tratar.

¿Qué ventajas e inconvenientes plantean los alineadores frente a ortodoncia fija multibrackets?

Aportan una mayor comodidad al paciente, sobre todo porque puede comer de todo; además, las visitas al especialista más cortas, se reduce la posibilidad de urgencias y la higiene bucodental es más fácil.

La única limitación estriba en la necesidad de que el paciente se comprometa más con el tratamiento. Si el paciente no se pone los alineadores que son removibles, estará impidiendo el correcto tratamiento. Pero eso sucede también con los brackets: si el paciente de brackets no tiene precaución, come sin cuidado y tira brackets o no se pone los elásticos intermaxilares, estará impidiendo el correcto tratamiento. Es de sentido común.