Ortodoncia

La Ortodoncia es la especialidad de la odontología encargada de prevenir, diagnosticar, interceptar y tratar las alteraciones en la posición y relación de los dientes y de los maxilares. Además de mejorar la estética dental y facial, la ortodoncia tiene como objetivo corregir las maloclusiones y mejorar la función masticatoria.

¿Quiénes son los candidatos a este tratamiento? ¿Qué beneficios aporta?

El tratamiento de ortodoncia se asocia a pacientes en etapa de crecimiento. Siempre se ha considerado un tratamiento muy oportuno en niños y adolescentes. Sin embargo, cada vez más es demandada o indicada en adultos debido a los beneficios que puede ofrecer en cuanto a estética, rehabilitación y mantenimiento de la salud bucodental.

¿Qué consejos prácticos se deberían seguir antes, durante y después de la ortodoncia para optimizar sus resultados?

Antes de iniciar un tratamiento de ortodoncia, es importante ponerse en manos del profesional que, tras un diagnóstico y evaluación integral de su estado de salud oral, le indique el tipo de tratamiento que se ajuste a sus necesidades. Es aconsejable que entienda en qué consiste el tratamiento, cuáles son las ventajas y posibles inconvenientes, la frecuencia de las visitas programadas y resolver cualquier duda que tenga.

Durante el tratamiento, es fundamental que el paciente se ciña a las visitas pautadas y siga las recomendaciones sobre higiene oral, dieta y uso de los dispositivos relacionados con el tratamiento que esté recibiendo. Es fundamental mantener un estricto control de la placa y acudir a las visitas de seguimiento y evaluación del estado de sus encías en caso de necesitarlo.

Tras el tratamiento de ortodoncia, es importante mantener la estabilidad oclusal alcanzada y mantener la posición de los dientes. Por eso, se finaliza siempre con la colocación de una retención fija y/o removible que debe ser revisada periódicamente por el profesional en las “citas de retención”. El descementado, rotura o no uso de los retenedores podría hacer que vuelva producirse el movimiento dentario y que las piezas dentales vuelvan a una posición indeseada, de ahí la importancia de detectarlo a tiempo.

¿Por qué es tan importante en el tratamiento de ortodoncia que no sólo queden los dientes alineados, sino que también se produzca una buena oclusión?

Las maloclusiones provocan, muchas veces, contactos o interferencias en reposo o durante la masticación. Esta situación puede aumentar la probabilidad de que los tejidos que rodean a los dientes reciban un trauma, ocasionando movilidades y migraciones; por otro lado, puede predisponer a alteraciones en la articulación temporomandibular y aumentar las posibilidades de sufrir cefaleas, migrañas o dolor de oído.

El movimiento de los dientes es el resultado de una interacción entre una fuerza ortodóntica aplicada sobre un diente y los tejidos que rodean el diente. Para que el resultado sea satisfactorio, los tejidos deben de estar sanos. En presencia de inflamación, el movimiento de ortodoncia puede actuar iniciando o acelerando un proceso de destrucción que llega a ser irreversible en el caso de que afecte el hueso que rodea al diente.

Por eso, antes de empezar un tratamiento de ortodoncia, es crucial evaluar el estado de las encías y diagnosticar cualquier patología periodontal.

En caso de presentar gingivitis o periodontitis, deben de ser tratadas por parte del periodoncista antes de iniciarse el tratamiento de ortodoncia.

¿Se está produciendo un momento de esplendor de la ortodoncia? ¿Por qué? ¿Sobre todo por cuestiones estéticas?

La demanda de tratamientos de ortodoncia por parte de pacientes adultos se ha incrementado de forma significativa estos últimos años. Esto se debe, por un lado, a motivos estéticos y restauradores; en las zonas anteriores, determinados movimientos podrán reubicar los dientes en una posición más armónica, redistribuir espacios necesarios para poder colocar implantes o realizar el tratamiento restaurador necesario para alcanzar estética. Por otro lado, gran parte del ‘boom’ actual de la ortodoncia se debe a la aparición de un abanico de opciones desde los brackets a los alineadores invisibles.

 

¿Qué son los alineadores transparentes o invisibles?

Los alineadores u “ortodoncia invisible”, la ortodoncia lingual y los brackets de porcelana hacen que la opción de un tratamiento de ortodoncia en adultos sea mucho más atractiva y llevadera.

En este ámbito, se han denunciado recientemente algunas prácticas desaconsejables, como la venta online de alineadores, ¿qué peligros suponen estas modas?

Detrás de los alineadores de venta online se esconden empresas que ofertan estos productos sin ningún rigor científico ni garantía de calidad. El descontrol de un tratamiento de ortodoncia que conlleva el uso de estos alineadores podría alterar de forma irreversible la salud oral, provocando alteraciones en la oclusión, estética, articulares y periodontales.

Además, cualquier tratamiento de ortodoncia necesita del seguimiento y monitorización por parte del ortodoncista, que debe supervisar la evolución del tratamiento, y por parte del periodoncista, en el caso de ser un paciente con antecedentes o problemas periodontales.

¿Qué ventajas ofrecen en comparación con otros dispositivos clásicos de ortodoncia?

Las principales ventajas que aportan es que son de ‘quita y pon’, lo que permite higienizar y comer más cómodamente, y resultan son más discretos o prácticamente invisibles.