Periodoncia 

La periodoncia es el área de la Odontología que se encarga del estudio, prevención y tratamiento de aquellas patologías que afectan a los tejidos que protegen, rodean y sujetan los dientes: encía, hueso alveolar, ligamento periodontal y cemento radicular.

Las lesiones periodontales se producen por la acumulación de bacterias, que ocasionan alteraciones del periodonto. Si no son tratadas, estas dolencias avanzan progresivamente, pudiendo provocar la caída de los dientes y diversas afecciones en nuestro organismo.

El colégio de odontólogos ha creado una pagina con información para mejorar la salud de tus encías. Para más información haz click aquí

Enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal es una patología crónica, que abarca brotes con una sintomatología mínima y puede conducir a la pérdida de soporte de sujeción de los dientes, es decir, a la destrucción de las encías y el hueso que sujeta los dientes.

Una mejor formación odontológica en el ámbito de la prevención, así como una mayor concienciación y educación de la sociedad sobre lo que es la enfermedad periodontal y las medidas básicas de higiene oral se consideran esenciales para prevenir las patologías periodontales y frenar el creciente problema que suponen estas enfermedades.

Existen dos tipos de enfermedades periodontales.

Gingivitis. Fase inicial de la enfermedad periodontal, que se produce por la acumulación de placa bacteriana, compuesta por bacterias y residuos que se adhieren a los dientes. De no ser eliminada correctamente, se transforma en sarro, que irrita e inflama las encías. Los síntomas más frecuentes son el enrojecimiento de la zona y el sangrado de las encías. La gingivitis es una afección reversible, pero si no es tratada adecuadamente, podría avanzar y convertirse en periodontitis.

Periodontitis. Es una enfermedad periodontal grave e irreversible, que afecta a entre un 15% y un 20% de los adultos de entre 35 y 44 años, según la Organización Mundial de la Salud. Esta patología, a diferencia de la gingivitis, se caracteriza por la pérdida estructural del aparato de inserción. La periodontitis es el motivo principal de la caída dental en los adultos.

EN LOS ÚLTIMOS AÑOS, se han desarrollado varios aspectos novedosos e importantes en el ámbito de la prevención y el manejo de las enfermedades periodontales.

¿Qué hay de nuevo?

Una de las principales innovaciones deriva de una nueva clasificación de la enfermedad periodontal, que pone el foco en seguir todas las fases del tratamiento periodontal y conseguir la motivación del paciente como parte activa durante el tratamiento.

También se ha progresado sustancialmente en la identificación y control de los principales factores de riesgo que se asocian con la aparición y el desarrollo de la enfermedad periodontal (tabaco, diabetes…).

Fundamentalmente, el considerable incremento de la investigación y la evidencia clínica que relaciona la salud bucal con la salud general,  demostrándose incluso cómo un óptimo tratamiento de la periodontitis tiene una repercusión positiva sistémica en otras partes del organismo y un beneficio más allá de la cavidad oral poniéndose de manifiesto la relación de las enfermedades  periodontales con las enfermedades sistémicas (como la diabetes, algunas enfermedades cardiovasculares, la artritis reumatoide o el Alzheimer).

 

Todo esto ha ido de la mano de un cambio sustancial en el rol del periodoncista-dentista, que actualmente está involucrado también en la tarea de conseguir una buena salud general en el paciente.

  • 1ª Fase:

a) Enseñar al paciente a controlar la formación de placa (con motivación e instrucciones de higiene oral personalizadas) y los factores de riesgo (abandono del hábito tabáquico, mejor control diabetes…). El control del biofilm debe ser mecánico (cepillado manual o eléctrico y limpieza interdental) y con medios químicos (dentífricos y colutorios antisépticos).

b) Eliminación del cálculo supragingival (visible) y de los factores retentivos locales por parte del profesional.

  • 2ª Fase

Se inicia el tratamiento dirigido a la causa, eliminando el biofilm subgingival (no visible al estar localizado bajo la encía) y el cálculo mediante instrumentación subgingival (raspado con curetas o instrumental sónico o ultrasónico) y que puede  acompañarse de la utilización de agentes antimicrobianos.

Posteriormente, se debe efectuar una reevaluación de la respuesta de los tejidos periodontales al tratamiento periodontal realizado. Si se ha conseguido salud periodontal, se pasará a la fase de mantenimiento; en caso de que persistan bolsas periodontales profundas, se debe valorar la realización de un nuevo raspado, una cirugía periodontal o si se realizan extracciones dentales.

  • 3ª Fase

En las zonas con bolsas residuales se realiza un nuevo raspado (si son menores de 4-5 mm), si son más profundas (más de 6mm) se recomienda cirugía periodontal de acceso

  • 4ª Fase

Cuando se ha conseguido la estabilidad periodontal del paciente, los pacientes deben iniciar el programa de mantenimiento periodontal.

El mantenimiento periodontal es preventivo y terapéutico: seguimiento de la salud sistémica y periodontal, refuerzo de instrucciones higiene oral personalizadas, motivación del paciente para el control de sus factores de riesgo, eliminación de placa y calculo profesional subgingival de las bolsas residuales.

Se recomienda realizar mantenimientos a intervalos de 3-6 meses, según el riesgo y pérdida ósea del paciente.

La periodontitis debe tratarse correctamente, siguiendo cuatro fases y acabando un mantenimiento periodontal periódico de por vida.

    De la salud de las encías a la salud general

    La boca, no está aislada en el organismo, sino que está íntimamente vinculada al cuerpo en general. La inflamación no queda confinada en los tejidos periodontales, sino que las bacterias causantes de periodontitis y sus endotoxinas entran en la circulación sanguínea diseminándose sistémicamente.

    En los últimos años se han encontrado asociaciones entre enfermedad periodontal y enfermedades crónicas, como las enfermedades cardiovasculares, respiratorias y renales, partos prematuros, diabetes, artritis reumatoide, síndrome metabólico, deterioro cognitivo y cáncer, poniendo de manifiesto la importancia de una buena salud bucal en la prevención
    de las consecuencias sistémicas de la periodontitis.

    Partiendo de esta realidad, los dentistas, como profesionales de la salud, están involucrados en conseguir una buena salud general para su paciente, por lo que resulta fundamental en su trabajo promover una buena nutrición, la actividad física, la disminución del estrés o el cese del hábito tabáquico.

    Y no olvidar…

    Implementar un tratamiento periodontal completo y mantener la salud periodontal es básico para realizar en el futuro un exitoso tratamiento interdisciplinar.